Cadenas_rotasUN CANTO POR LA VIDA Y LA DIGNIDAD

Gustavo Hernán Giraldo Amaya es un Preso Político que se encuentra privado de su libertad desde el año 2006, en el Establecimiento Penitenciario de Mediana Seguridad y Carcelario de Medellín “Bellavista”.

En el transcurso de su reclusión, padece una extraña enfermedad que a la fecha no ha sido identificada por los médicos, los alimentos que ingiere no son asimilados por su organismo, resultando en efectos degenerativos sobre su salud y pérdida de más de la mitad de su peso corporal.

Desde ese momento el señor Giraldo Amaya, sus compañeros de reclusión y la Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos –Seccional Antioquia–, nos hemos dirigido a todas las instancias judiciales y legales pertinentes (Juez de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Medellín, Juez de Tutela, la Dirección Regional Noroeste del INPEC, la Dirección de la Cárcel Bellavista, los órganos de control la ciudad) e incluso a los medios de comunicación locales y nacionales, en la búsqueda de soluciones efectivas para que el señor Giraldo Amaya tenga el tratamiento adecuado para superar su enfermedad o al menos sobrellevarla dignamente, en compañía de su familia.

En consecuencia, el Juez de Tutela falló a favor de los derechos a la Salud, la Vida y la Dignidad Humana del Señor Gustavo Hernán Giraldo Amaya, ordenando desde el 22 de agosto del año en curso que:

“dentro de las cuarenta y ocho horas siguientes a la notificación de este fallo proceda a realizar las valoraciones necesarias por parte de médico tratante o del cuerpo técnico que para ello se establezca, encaminados a determinar la patología que padece el interno y ordenar los exámenes o tratamientos relacionados con la patología que se determine. Igualmente se deberá proveer toda la atención subsiguiente en términos de tratamiento integral con ocasión a la patología que motivó la acción de tutela y si derivado a ellos se presenta una prestación NO-POS, deberá ser cubierta por el Establecimiento Penitenciario y Carcelario CDE Medellín Bellavista”.

En el mismo sentido, el 5 de septiembre de 2011, el Juzgado Tercero de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de la ciudad de Medellín concedió la sustitución de la prisión carcelaria del señor Giraldo Amaya por la prisión en centro médico u hospitalario, en aras de que se le brinde la atención médica necesaria de acuerdo a la enfermedad que padece.

Sin embargo, a la fecha el señor Giraldo Amaya se encuentra recluido en el Centro de Sanidad de Bellavista, sin recibir la atención médica idónea para el tratamiento de su enfermedad.

A cambio únicamente se ha presentado un silencio injustificado de las directivas de Bellavista y Caprecom EPS, salvo algunas alocuciones cínicas a los órganos de control de la ciudad, en que falsamente afirman que está prestándosele “toda la atención necesaria”.

A pesar de existir un fallo de tutela a su favor de parte del Juez Diecisiete Penal del Circuito de Medellín y la orden reiterada del Juzgado Tercero de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de la ciudad de Medellín, el señor Giraldo Amaya no ha recibido atención médica idónea.

En cambio el señor Giraldo Amaya ha informado a su familia que, de manera intermitente, ha sido trasladado hacia algunos centros clínicos, en donde es examinado, se le otorgan algunas medicinas y luego es regresado al centro de sanidad del Establecimiento Penitenciario de Mediana Seguridad y Carcelario de Medellín “Bellavista”.

En el Centro de Sanidad, a la fecha, según informa el Señor Giraldo Amaya, ni siquiera se le ha dictaminado cuál es la enfermedad que padece y, consecuentemente, no ha recibido tratamiento médico alguno que evidencie algún avance hacia la mejoría de su delicado estado de salud.

Es de amplio conocimiento público el problema estructural que padece el Establecimiento Penitenciario de Mediana Seguridad y Carcelario de Medellín “Bellavista”, entre otras materias, en lo concerniente al Sistema de Salud para la atención de los internos, que según el Informe Defensorial sobre la situación penitenciaria y carcelaria en el Área Metropolitana de Medellín:

a) No tiene los medicamentos requeridos por los internos
b) “No se cuenta con médicos permanentes en el establecimiento”.
c) El trámite para aplicar tratamientos a enfermedades Ruinosas o Catastróficas debe ser autorizado por funcionarios adscritos al nivel central del INPEC, “cuyo trámite no es oportuno”.
d) “No se presta la atención médica externa con la urgencia requerida”.
e) “En cuanto a la obligación del INPEC de prestar el servicio médico, este tampoco se presta en las mejores condiciones, la falta de personal de custodia y vigilancia cuando se ordena una detención hospitalaria, es preocupante que se han encontrado casos de traslado de internos del establecimiento penitenciario o carcelario a pesar de encontrarse pendientes de tratamientos o de cirugía, o sin tener en cuenta que se encuentran en medio de tratamientos por enfermedades.”

En conclusión, el Establecimiento Penitenciario de Mediana Seguridad y Carcelario de Medellín “Bellavista” no cuenta con los medios técnicos y profesionales suficientes para atender las enfermedades cotidianas que padecen las personas allí recluidas, y mucho menos, casos de enfermedad grave y degenerativa como la que padece el señor Giraldo Amaya, razón por la que la atención ordenada por el Juez de Tutela y la sustitución de la medida intramural por prisión en centro médico u hospitalario ordenada por la Juez Tercera de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad en Medellín, no pueden cumplirse a cabalidad en el Centro de Sanidad de “Bellavista”.

Este es el cruel panorama al que se ven sujetos los Presos Políticos y Sociales que no cuentan con recursos económicos para acceder a sus derechos en las cárceles del Estado colombiano, llevando a casos extremos como el del preso político Jose Albeiro Manjarres Cupitre, quien murió en total abandono el 8 de enero de 2011 en el pabellón de sanidad de la cárcel Modelo de Bucaramanga, o cómo sucede hoy con Diomédez Meneses Carvajalino, quien padece una bacteria que carcome su humanidad hace aproximadamente dos años, además de haber sufrido torturas propinadas por funcionarios del GAULA en hechos ocurridos el 25 de mayo de 2002, fecha desde la cual está privado de su libertad, estando actualmente a punto de perder el pie izquierdo, debido a la negligencia del Estado colombiano.

Por ello, en el marco del 15 de octubre, Día del Preso Político, la Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos, convoca a tod@s los estamentos y personas que aún conservan algún sentido de humanidad, ante los actos y omisiones arbitrarias del Estado, en contra de los Presos Políticos y las personas más humildes de la sociedad colombiana, que padecen el encierro en las prisiones del país.


¡¡NO ESTAMOS TOD@S,
FALTAN LOS PRES@S POLÍTIC@S,
MOVILICEMONOS POR SU LIBERTAD!!

 

Canto_por_la_vida_y_la_digninidad_de_los_PP

Copyright © 2013 Corporación Jurídica Libertad. Todos los derechos reservados.- Diseño y programación Interservicios s.a.s